Opinión | Una franja de la franja: Briones, el más rupturista

La propaganda política busca –como su nombre lo dice– propagar ideas en la sociedad, con la intención de generar adhesión a esos discursos, de influir en la opinión de la ciudadanía y de provocar una actitud alineada con los idearios que promueven quienes están detrás. La franja, como concepto, significa “una larga y angosta porción de algo”, en este caso, de esas ideas y de esa búsqueda por convencer.

La comunicación de masas se produce esencialmente desde dos perspectivas: información y persuasión. Lo informativo es preciso, claro y pretende generar conocimiento y comprensión de algo. Lo persuasivo es atractivo, apela a lo sensible, busca seducir y gatillar respuestas emocionales. Un programa de gobierno y su socialización, por ejemplo, tienen un carácter más bien informativo, en cambio la franja política busca atraer y persuadir. 

La responsabilidad ética al momento de hacer propaganda y diseñar una franja, está relacionada con la correspondencia entre las ideas que ahí se transmiten y la propuesta programática de base. De lo contrario sería un bluf, una trampa o como mínimo, una inconsistencia. Lamentablemente esto es muy habitual.

Pasar de la propuesta concreta a ideas esenciales, no es algo tan complejo, menos aún cuando hay un equipo de profesionales trabajando para conseguirlo. Propongo acá un desafío simple, mencionaré un concepto para cada una de las candidaturas de estas primarias sin dar nombres, por su parte, usted trate de vincular cada idea a un candidato respectivamente. Cada uno nos ofrecerá algo en específico: yo tengo experiencia, yo tengo preparación, yo tengo cercanía, yo tengo transversalidad, yo tengo apertura, yo tengo solidaridad. Cómo podrán notar, se trata, en primera instancia, de ideas amplias y abstractas, más bien positivas, que aportan y que son necesarias para la gobernabilidad. No obstante, el ideal sería que estuvieran todas reunidas en una sola candidatura.

Por otro lado, si le resulta demasiado complejo ver algo positivo en una candidato que no sea el suyo, puede que esté bajo los efectos de aquello que se denomina «polarización afectiva», un fenómeno que tiende a segregarnos y encapsularnos en espacios de correspondencia y compatibilidad, ya no solo ideológica, sino que también afectiva. Todo lo que haga o diga nuestro candidato, nos parecerá bien, independientemente de si lo hemos reflexionado o no, o incluso de si lo logramos entender. Todo lo que haga o diga un adversario, nos parecerá errado y nos generará disgusto y rechazo.

Les propongo ahora revisar una franja de la franja

Con el objetivo de hacer un breve análisis de la propaganda realizada por cada candidatura, a cada una de las piezas audiovisuales (presentadas el primer día) le he “sacado la foto”. Capturé una imagen clave, un momento que simboliza el orgullo de cada candidato.

Daniel Jadue

JADUE

Es el único que no se coloca por delante, sino que antepone a las personas. Es el que aparece menos tiempo en pantalla. Nos está diciendo que el poder estará en manos de la ciudadanía, por eso la foto muestra una de las marchas del estallido. No obstante, no podemos perder de vista que uno de los gatillantes del despertar fue el descontento con la institucionalidad política, del cual el candidato forma parte. No podemos desconocer la cercanía de Jadue con el mundo popular y sus grandes aportes, pero él no es un dirigente social, es un alcalde y representa a un partido.

Gabriel Boric

BORIC

Nos ofrece una de las piezas audiovisuales más sofisticadas y atractivas de la franja, tanto en términos de guión como de dirección. Esto queda de manifiesto en la locación seleccionada y en las fotografías que se hacen de la misma, en las postales. La imagen de él sobre el árbol, fue descrita por algunos como un momento “Miyazaki”, en alusión a los largometrajes animados del destacado director japonés. El problema con las postales –a ratos sublimes– que vemos, es que no son tan comunes, tan cotidianas ni tan propias para el resto del país, a veces cuesta encontrar esos encuadres en “el otro Chile”, como dice el gran Portavoz. 

Mario Desbordes

DESBORDES

Aborda temas que habitualmente la derecha no; propone –incluso– acciones en ese sentido y se dispone abierto a escuchar. Además nos muestra que tiene una historia de vida similar a la de muchos y muchas, que viene de abajo. De fondo vemos imágenes que configuran su ideario valórico: iglesia, familia, negocios y el partido que presidió. Para analizar la imagen escogida debemos comprender primero, que un guión pone un relato de base y que una dirección define la forma en la que este se presenta. A través de las imágenes, lo dicho en el guión se puede enfatizar –en distintas medidas– o no. En esta franja se podría haber mencionado el orgullo de ser carabinero, sin mostrar la foto, pero aun sabiendo la baja aprobación que tiene la institución hoy, se decide reforzar el guión con la imagen; hay una intención de alzar la voz. 

Sebastián Sichel

La fortaleza de su propuesta tiene que ver con tres aspectos esenciales: su biografía del esfuerzo, su actitud cercana y cariñosa, y su desmarque de la clase política y la institucionalidad –hoy tan cuestionada–. El relato presenta dos problemas. El primero tiene que ver con su mensaje inicial: “se trata de ti” nos dice, para luego pasar la mayor parte del tiempo hablando de sí mismo. Pero lo más complejo aparece al leer sus slogans: “se puede” y “ todos pueden”, pues trata de decirnos que su historia de ascenso, es algo que la ciudadanía puede replicar. “Si yo pude, tú puedes” es una falacia, conocida –como he mencionado en una columna anterior– como “la ilusión del cuerpo de nadador”. Por más que vivamos el mismo camino, no llegaremos al mismo punto, porque deberíamos contar además, con idénticas condiciones de base, e incluso aun así, no alcanzaría.

Joaquín Lavín

LAVIN

Su franja es interesante porque tiene dos momentos: uno formal y otro informal. En la primera parte nos invita a confiar en él, valiéndose como argumento de dos fortalezas: su vasta experiencia y su demostrado compromiso social a lo largo de su carrera política. La dificultad aparece en la segunda parte, que es más bien un apéndice. Aquí se intenta hacer algo humorístico, un gag. El problema cuando se hace humor, es que para que funcione, hay que tratar de ser muy agudo, tensar la situación y aproximarse a los límites, con inteligencia y perspicacia. No sé si el humor aquí es poco inteligente, solo me parece que no se acerca a los límites, ni genera tensión. Al humor de Lavín le falta chispeza.

Ignacio Briones

BRIONES

Su fortaleza tiene que ver con la capacidad de aquello que careció la propuesta humorística de Lavín, aquí se avanza con total determinación hacia los límites. Se trata de una pieza rupturista y hasta creativa, podríamos decir. De hecho, fue la que nos hizo poner atención en la franja electoral y generó que fuera viralizada, muchas personas la vieron completa para –y por– ver la de Briones. El problema es que se pasó de largo. El humor aquí debió funcionar como la acupuntura, había que ser muy agudo para poner la aguja en el punto exacto y así generar alivio y satisfacción, pero la aguja fue puesta en un punto errado, y lo que generó no fue agrado, sino incomodidad y hasta dolor.  

Últimas noticias

Apariciones en Prensa julio 2021

La mayoría de las publicaciones pertenecen a prensa escrita en medios de alcance nacional impreso y digital. El registro de medios radiales y televisivos es menor ya que dicha pesquisa es más compleja de realizar.

Academia y movimientos sociales publican libro sobre derecho al hábita

Como parte de la Colección 18 de Octubre, la Editorial LOM lanzó el libro Habitar Digno y Nueva Constitución cuyos editores son los académicos Fernando Toro, Carlos Lange y Valentina Saavedra del Instituto de la Vivienda de la FAU U. de Chile. La publicación recoge reflexiones, experiencias y propuestas abordando las diferentes dimensiones de un hábitat digno de cara a la nueva Constitución.

Compartir:
http://uchile.cl/t177910
Copiar