Integrantes del Programa Chiloé Recuerdan al Profesor Patricio Basáez Yau

“Con gran tristeza, pero también con una sensación de paz y serenidad”, se refieren a la partida de Patricio Basáez, relevando su extensa y reconocida trayectoria y calidad humana, habiendo dejado una indeleble marca, tanto en lo académico como en lo personal. 

“Todos los que integramos el Programa Chiloé a través de largos años, estudiantes, monitores, ayudantes y académicos tuvimos la oportunidad de compartir con Patricio sus conocimientos y experiencias, siempre entregadas con alegría y generosamente y, por sobre todo, disfrutar de su amistad construida y cultivada en el trabajo común al que se integraron diferentes comunidades del Archipiélago de Chiloé, que hoy lo recuerdan con cariño”, señala el exacadémico del Programa, el Profesor Luis Goldsack Jarpa.

Paralelamente, recuerda cómo lo conoció más cercanamente trabajando en conjunto con Hernán Montecinos, Myriam Weisberg e Ignacio Salinas el año 1992, desarrollando una investigación sobre la vivienda urbana de madera en Chile, a fines del siglo XIX, y luego al integrarse al Programa Chiloé dando inicio a la asignatura electiva del mismo nombre el año 2002.

“Solo quiero agradecer la oportunidad de conocerlo y poder disfrutar de su amistad construida en un trabajo colaborativo de años. Deseo, además, destacar su entrega generosa y humilde, su bondad y cercanía, su profundo conocimiento, su disponibilidad para trabajar con todos como un igual y su capacidad de asombro frente a las pequeñas cosas o experiencias que vivimos tantas veces y que siempre las hacía parecer nuevas. Un gran compañero de viaje con quien compartir esperanzas y sueños en un caminar que aún no termina”, agrega el Profesor Goldsack. 

La pasión del Profesor Basáez por la historia y el patrimonio arquitectónico se plasmó en distintos ámbitos, pero ciertamente donde mejor se ha manifestado a lo largo de fructíferas décadas es en las arquitecturas regionales, especialmente en lo referido a Chiloé, resaltan sus colegas. Con mucha sensibilidad reconocía los valores arquitectónicos del archipiélago, pero al mismo tiempo podía ser crítico de las condiciones que siendo parte de la tradición no se compadecían con los nuevos requerimientos contemporáneos.

El Profesor Jaime Daroch Núñez, colega de la Facultad por muchos años, recuerda su relación académica y de amistad: 

“Participamos en muchas actividades en la que construimos una relación que disfrutamos gratamente mientras desarrollábamos junto a otros investigadores, temas como las Casas Patronales del Valle Central, las Zonas Típicas de la comuna de Santiago y por supuesto el Programa Chiloé.

El trabajo en equipo con el Profesor Basaez, Pato para sus amigos, siempre podía resultar muy motivante, apasionante y muy ameno, lo que en gran parte se debía a su aporte. Él era muy conocedor de su disciplina, culto, alegre, creativo al abordar los problemas y sobre todo muy divertido. Creo que siempre recordaremos al Pato por su calidad humana, como un compañero y amigo muy alegre, agudo en sus dichos y apreciaciones, sencillo, pero dueño de un gran bagaje cultural y de un gran refinamiento estético.

¡Pato, más temprano que tarde nos volveremos a encontrar, preocúpate mientras tanto de organizar el encuentro!” replica el Profesor Daroch.

“Personalmente, conocí a Patricio como mi profesor de historia en la Facultad. Luego, fui invitado por él como ayudante y posteriormente colega del Programa Chiloé junto a otros académicos en el afán de ampliar las líneas del Programa y fortalecer el ámbito de la docencia de pregrado, abriéndome a nuevas oportunidades y enriqueciendo mi visión disciplinar” manifiesta el director del Departamento de Urbanismo e integrante del Programa el Profesor Constantino Mawromatis Pazderka.

“Desde entonces he sido testigo de su desprendida entrega académica, siempre desde la generosidad y humildad, concediendo el protagonismo a los estudiantes y compartiendo sus saberes con los demás. Su alegría de vivir y disfrute de los momentos gratos se advertía especialmente en las salidas a terreno, compartiendo con estudiantes y las comunidades chilotas. Mi acercamiento y compromiso con Chiloé se lo debo a él. Sin duda la huella que deja el profesor Basáez desde su quehacer en el Programa trascenderá en el tiempo. Su ausencia ya se hace notar, pero su legado perdurará. Un sentido ¡hasta siempre Patricio!”, replica el Profesor. 

Por su parte, el Profesor y geógrafo Marcelo Bravo Sánchez, del Instituto de Historia y Patrimonio, recuerda su paulatino acercamiento al Profesor Basáez, descubriendo -en sus palabras- “que tras ese frágil semblante y pausado andar de elegante caballero, asomaba un gran señor de espíritu inquebrantable, brioso y lleno de sabiduría, cuya pasión y respeto por un enclave territorial como Chiloé, nos unía”. 

Esa cercanía y efusión por la cultura chilota hizo que el Profesor Bravo se integrara al Programa que fue derivando a un enfoque multiescalar y pluridisciplinario, siendo sellada su incorporación con “una cálida estrechez de mano” como rememora el Profesor Bravo. “A ello, se sumó la entrega de un rústico recuadro de madera chilote y algunos libros sobre el archipiélago, que como él decía eran para que reforzaran mi recuerdos y experiencias insulares, al momento de realizar las clases. Hoy pienso, que tu decisión, me hace reflexionar que mi posición que me encomendaste con tu merecido retiro, sea hoy un puente entre la sabiduría de los antiguos profesores y los innovadores aportes de los nuevos integrantes que se han sumado. Por ello, con tu partida terrenal como buen chilote no me queda más que dar los respectivos agradecimientos y reconocimientos como académico, maestro, amigo y apasionado por la mágica comarca chilota”, agrega el académico del IHP.

En tanto, la que fuera durante varios años ayudante y coordinadora del Programa, la arquitecta María José Ramírez, no quiso estar ausente de este reconocimiento al Profesor Basáez:

“Haber tenido el privilegio de participar como ayudante en el programa Chiloé, me permitió conocer más a quien una vez fue mi profesor de Historia; lo recuerdo como un motivador, siempre preocupado de que uno estuviera constantemente mejorando, buscando su camino y siendo feliz en el proceso. Siempre lo recordare riendo de algo en los tantos viajes compartidos al archipiélago donde siempre aportaba su toque de humor y picardía.” 

Finalmente, los académicos mencionados y exintegrantes del Programa destacan el respeto y reconocimiento que se ha ganado en diversas localidades de Chiloé, rememorando su temprana participación con el Profesor Hernán Montecinos en tanta actividad dirigida a la valorización del patrimonio material e inmaterial del archipiélago y su cultura, crucial como contribución a variados logros tales como la inclusión de las 16 iglesias chilotas en el listado de Patrimonio Mundial de la UNESCO y la declaratoria de Zonas Típicas de algunas localidades rurales de gran valor como bien cultural del país.

“Valga el reconocimiento a Patricio, una persona respetada y valorada como académico y amigo”.

 

Últimas noticias

Apariciones en Prensa julio 2021

La mayoría de las publicaciones pertenecen a prensa escrita en medios de alcance nacional impreso y digital. El registro de medios radiales y televisivos es menor ya que dicha pesquisa es más compleja de realizar.

Academia y movimientos sociales publican libro sobre derecho al hábita

Como parte de la Colección 18 de Octubre, la Editorial LOM lanzó el libro Habitar Digno y Nueva Constitución cuyos editores son los académicos Fernando Toro, Carlos Lange y Valentina Saavedra del Instituto de la Vivienda de la FAU U. de Chile. La publicación recoge reflexiones, experiencias y propuestas abordando las diferentes dimensiones de un hábitat digno de cara a la nueva Constitución.

Compartir:
http://uchile.cl/t176998
Copiar